martes, 15 de noviembre de 2016

Mayorías étnicas


De Donald Trump no me preocupa demasiado su discurso político: ni el muro fronterizo construido para y por mexicanos, ni la minimización del calentamiento global y las tragedias medioambientales, ni su postura frente a Medio Oriente, ni su discurso expreso por congelar de nuevo el deshielo con Cuba. No me preocupa demasiado el que ya sea un hecho su presidencia en los EE.UU. A fin de cuentas el hombre es un demagogo: se encargó de decirle a todos lo que querían oír aunque una vez electo el tono del discurso fuese más sosegado y pacifista. Jorge W. Bush no formó tanta alharaca y fue bastante nocivo al mundo.

Me preocupa, eso sí, que haya tenido que recurrir a un recurso que a la larga resultó efectivo. Dirigió su mirada a quienes permanecen tras bambalinas en la realidad norteamericana, como el monstruo dormido que volvió a despertar. Demasiados años hartos de escuchar en los medios, en las figuras públicas, en escuelas y universidades… sobre esos otros que siguen siendo minoría (los negros, los gays, los latinos, los inmigrantes…).

El hastío provocado por crisis políticas, dicen, le ha dado el voto electoral a Trump. Ese hastío del que ahora se jactan los analistas —y que no previeron antes— como el catalizador para que millones salieran a defender al republicano en las urnas, no es más que el reflejo de lo que EE.UU. es y quiere ser. Y lo que EE.UU. sea o quiera ser, no olvidemos que nos afecta a todos. TODOS.


Porque el dichoso hastío lo provocan las mayorías blancas conservadoras, acaso otras mayorías ni blancas ni conservadoras pero en el fondo de sus aspiraciones ¡oh bendito sueño americano! es lo que quieren ser y lo que les han dicho que es mejor ser. Dicen, quienes viven del lado de allá, que votar por Trump es la respuesta a años de desconecto por políticos doble moral que mucho prometen y nada cumplen. Dicen que la Clinton era la figura clásica a quien oponerse. Y esta respuesta tan pueril no podía desembocar en otra cosa que en la elección de Trump. Justa manera de revelarse, junto al multimillonario, contra los medios todos, académicos, celebridades, sistemas políticos… dicen.

No me preocupa a quién eligieron, sino a quién esperaban elegir los millones de norteamericanos que votaron por Trump.

P.D. Sé que el voto popular se lo llevó Clinton, pero un 0,02 % no hace una gran diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada