miércoles, 21 de enero de 2015

El misterio de Colorama


Nos lo puso sobre la mesa el periodista Yuris Nórido en CubaSí cuando comentó acerca de la ausencia de videoclips extranjeros de la Televisión Cubana. Ahora toca reflexionar sobre la desaparición fortuita —sin una explicación previa— de Colorama, espacio televisivo consagrado al tema, con más de 20 años de salida al aire, el primero a color (de ahí el nombre) que se transmitió en la Cuba revolucionaria. ¿Se lo robaron?

Tras el misterio del caso he ido por las redes sociales. Traté de averiguarlo con funcionarios del ICRT. Intento fallido. Solo alcancé la información de un colega, quien no quiso revelar su identidad pero confesó conocer a la persona encargada de emitir la orden para el fin del programa. Luego, tras el mismo rastro, a tientas escribí vía mensaje privado de Facebook en la página oficial de los Colohits —el hitparade del programa que pese a la salida de circulación continua actualizándose en internet con el auspicio de Joel Guillán, su director, y aun con la foto del último anitrión, Sian Chiong—.  A expensas de recibir un requerimiento cito indirectamente una conversación vía chat con el director del espacio, Joel Guillén.

Le afirmé, sin mentir, que fui seguidor asiduo del programa, que me dolía mucho verlo desaparecer sin previo aviso y pregunté, a tientas: ¿Pueden explicarme por qué, cuál es el motivo de que ya no salga el programa? y recibí como respuesta: "Pienso debe ser porque ahora vivo en USA". Luego indagué en si continuaba al aire en un canal de la televisión digital —el cual aun no tengo el placer de disfrutar— y terminé conociendo que no, que "hasta que yo me fui sí, pero ya no más".

El resultado deja muchas interrogantes sobre la mesa. ¿Cuál es la verdadera intención de esta medida? ¿Por qué ver fantasmas en la ya tradicional emisión de música popular extranjera?¿Es la arbitrariedad el mejor mecanismo para la solución de las problemáticas del consumo cultural? El 4 de enero de 2015, en una emisión especial del noticiero dominical, Fernando Rojas, viceministro de Cultura, concordaba con la idea de que la vía de solución para paliar fenómenos comunicativos como el Paquete Semanal nunca puede ser la prohibición.

A estas alturas del campeonato basta solo un ¿Por qué? Y salta un silencio, una indiferencia general de la audiencia cubana, cada vez más acostumbrada a vivir sin la televisión, como si poco a poco este medio se nos tornase un viejo cuento de camino. Ahora al público joven le sobran las propuestas para obtener la videografía internacional más diversa, según su gusto personal, y si se quiere más nociva. A fin de cuentas ahí (en el Paquete, aclaro) no tienen una caterva de funcionarios tratando de elegir qué escena del video de Miley Cirus pueden cortar.

Una televisión que pretenda sostenerse solo de la música nacional no es del todo alentadora. La producción de video clip cubana puede ser tan buena o mejor como la foránea, es cierto, pero igual de banal. Lucas no puede contra las tendencias mundiales. Por mucho que quiera premiar propuestas tan intelectuales como la del material galardonado en 2013 El vuelo del Moscardón, de Aldo lópez Gavilán, pulula en las pantallas chicas la penosa enfermedad de Los Ángeles.

Lo anterior nos lleva a una premisa: lo banal, lo extranjerizante, hace mucho tiempo nos infecta. De sobra está demostrado que prohibir (si es el caso) no es el antídoto. Para apreciar lo bueno que tenemos hay que comparar, tener la plena libertad de elegir y siento que nos quitan esa posibilidad. Como dijo el propio  viceministro de Cultura, nuestra TV tiene el deber y el derecho de brindar las herramientas para cultivar al receptor. Hay que fomentar mejor el debate y la reflexión de lo que consumimos, no tratar de quitarle el dulce al niño porque tiene demasiada azúcar.

Sin embargo, presiento que mientras nos desgastamos en una relfexión sobre el cómo, el por qué y los etcéteras del futuro de la Televisión Cubana, el misterio de por qué Colorama deja de existir se torna indiferente en una juventud que hace rato perdió la confianza en sus 5 canales para actualizarse en materia de audiovisuales.

3 comentarios:

  1. Colorama era el ultimo programa de la corta transmision televisiva de un canal de poca audiencia (creo que era en el canal 2, los jueves, pasadas las 11 pm, perdonen si me equivoco, he retrocedido mas de 20 años atras) Era un programa que comenzo siendo largo y que despues duraba apenas unos 30 minutos. Muchos jovenes no tenian posibilidades de verlo, era muy tarde en la noche y al siguiente dia debian ir a la escuela o a trabajar. Siempre fue como una verguenza que no les quedo mas remedio que transmitir, pese a todo intento de amortiguar la informacion cultural y no cultural proveniente del exterior de la burbuja. Luego Colorama paso al dia y siguio siendo corto. No te asombres de su abrupta salida del aire, es uno mas de los programas que desapareció de la pantalla chica cubana sin dar explicaciones pese a la calidad de su trabajo y los altos ratings de audiencia. Sin embargo Palmas y cañas nunca ha desaparecido a pesar de responder a los intereses de una minoria, porque si somos realistas ni a los mismos campesinos les gusta ese tipo de musica. Gala era otro programa que salia y que ofrecia espectaculos completos, Cocina al minuto, a pesar de Nitza retirarse pudo haber sido continuado por cualquier conductor competente. Contacto, un programa completisimo con entrevistas, seccion de cocina y un pequeño momento "Ventana al Sur" dedicado a los artistas brasileños de las telenovelas en curso. Pense que se iria del aire al irse Hilda Rabilero pero se quedo un poco mas; para venir a ser sustituido por la mediocridad de 23 y M. Y como esos, muchos mas de los cuales la gente ya ni se acuerda. Siempre me pregunte de donde procedia la censura en el ICRT, es como si alguien bien frustrado hubiera influido para sacar del aire todo lo que gustaba e informaba culturalmente al pueblo cubano

    ResponderEliminar
  2. Olvide mencionar Prismas, con su terrorifica presentacion y su exotico Prismas bajo el sol que era super refrescante en los veranos calurosos. Desaparecio sin dejar rastros tambien, a pesar del suicidio de Maria Antonieta la conductora...

    ResponderEliminar
  3. la verdad es k no veía coloroma, nunca me gustó, pero igual me disgusta que ocurran esos "misterios".... gracias por la actualización

    ResponderEliminar