lunes, 15 de agosto de 2016

Fidel periodista


Me fascina de los grandes hombres de la historia su capacidad innata de neutralizar a ciertos apologetas. Quiero decir, su capacidad de discursar sobre una realidad de la manera más honesta posible, hasta echar por tierra la idea de aquellos que, de manera oportunista, solo repiten dogmas y ensombrecen la inmensidad de un líder. Fidel Castro, nuestro Fidel, ha sabido emplear las palabras justas para demostrar esta tesis. Fidel de ideas, Fidel irreverente, Fidel periodista. Fidel iluminándome el camino en esta vilipendiada profesión. Y por eso vuelvo a él para recordarme que empiezo caminar por rumbos certeros. Fue Fidel el que dijo, en 1986, en la clausura del V Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec), que a veces hay que criticar no solo funcionarios u organismos, sino a colectivos enteros deformados por la falta de exigencia y control. Fue Fidel el que dijo, ese mismo día: “dudo que los divulgadores de los organismos y los voceros digan los desastres de sus centros; por tanto, el periodista (…) tiene que indagar”. Fue Fidel el que dijo, en esa misma fecha: “prefiero los inconvenientes de las equivocaciones a los inconvenientes del silencio”. Habló, además, de todo lo relacionado con la ética, con la vergüenza del hombre, con la del periodista, con la responsabilidad de ser mediadores entre el pueblo y sus representantes públicos. Refirió, claro está, que de esta manera se defiende y se hace el socialismo. Aquellos que se permiten mojar las manos con la censura inconsecuente, esos funcionarios tras burós, esos administradores, esos directivos que tienen una foto de Fidel a sus espaldas… deberían leer esta y otras, sus líneas sobre la prensa.

1 comentario: