jueves, 21 de agosto de 2014

7 consejos para sobrevivir a una noche de agosto



Si eres de los que no tiene aire acondicionado en casa, coincidirás conmigo en que este verano es de los más particulares de Cuba desde hace un montón de años. Como si al clima tropical le hubiera dado por revelarse, por parecerse a sus primos de otras latitudes en eso de ser extremo en las estaciones aunque, el resultado por ahora, sea el enfado de la gente.

Lo anterior no es broma. El calor molesta a tal punto que no queda ninguna cosa de este mundo, animal o vegetal, concreto o abstracto, popular o elitista, de derecha o izquierda… que no pase por una maldición. Yo, a las tres de la madrugada, aun con dos ventiladores –uno de categoría tres y otro de tormenta tropical– empapando la cama con el lado opuesto del cuerpo, también maldigo. No duermo. Me molesto. Pero el enfado resultante enciende la imaginación y en ese proceso uno se inventa todo tipo de mecanismos para convertir este problema en otra situación jocosa. Yo tengo mis propios mecanismos de defensa. Son siete, y se los dejo a la manera de consejos. Ahí les van:

1. Despójate de las vestiduras. De todas. Dormir como Dios nos trajo al mundo es una buena forma de transpiración.

2. Guárdate todo lo valioso en escaparates y sitios seguros, y abrir puertas y ventanas, con la esperanza de que en la madrugada logre penetrar la temperatura más baja del día.

3. Cuestiónate las características de tu cuarto ¿por qué es tan pequeño, tan cerrado, por qué no hay más ventanas, por qué no hago una apertura más grande, porque no me mudo…? Hay que aclarar que este punto no te hará sentir menos calor, pero igual te ayudará a desahogarte.

4. Antes de acostarte puedes leer “Viaje al país de las sombras largas” y cualquier libro que verse sobre la vida de los esquimales, o reproducir la película Titanic. Después de esto duérmete con la esperanza de soñar con glaciares.

5. Inventa, crea, innova tecnológicamente de qué manera se puede sincronizar el ventilador y el refrigerador.

6. Imagina dónde poner una bolsa con hielo: ¿en la nuca, en el colchón, en las hélices del ventilador?

7. Si nada de esto fue suficiente, pues uno puede pensar detalladamente cómo conseguir el dinero en los próximos meses para hacer la inversión y disfrutar de un aire acondicionado en el verano de 2015.

En conclusión. Hay mucho calor en la Cuba de estos días, tanto que abruma y asusta. Por primera vez estoy de acuerdo con los ancianos en eso de exagerarlo todo: nunca había sentido tan alta temperatura como este año, aun cuando los vaticinios sean contraproducentes. Los medios no se ponen de acuerdo. El semanario Escambray dice que lo que sentimos en realidad es la sensación térmica que produce la humedad y falta de lluvia. En cambio Granma vaticinó los récords de calor más altos en años.

Allá los medios con su construcción de la realidad. Allá ellos. Y allá nosotros, que mientras tanto debemos lidiar con demasiadas cosas. Ni la playa hace nada contra esto y si vas que sea de noche. En el crepúsculo no, no vaya a ser que lo pique a uno un Aedes y lo meta una semana debajo de un mosquitero ¡con calor!… y con dengue, que en lo que los medios se disputan la verdad sobre el clima, las epidemias nos acechan.

3 comentarios:

  1. jajajaja muy bueno, me has hecho reir, la verdad no estube este verano en Cuba pero si me van contando de lo desastrozo que esta siendo, Saludos..., Un cubano desde Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa era mi intención hacer reir, además de tratar de reseñar este agobiante calor... gracias por la visita y el comentario!!!

      Eliminar
  2. jajajajaja..... me parece estar pasando una de esas noches calurosas..... yo agregaría un octavo consejo: 8 ¿por qué me tocó a mi el cuarto más caluroso de la casa?

    ResponderEliminar