lunes, 14 de octubre de 2013

EL Artesano ó Crónica con un final feliz


La calidez de la tarde deja oír un pregón: “¡Pizzaaaaaa a domicilio, barataaaaa y caliente y si no es así, pues me la devuelven!” Todos en el U5, residencia estudiantil para varones en la Universidad Central de las Villas (UCLV), creen conocerlo: un chico menudo, bajo de estatura, de tez mestiza y rizos bien agarrados a la cabeza. “Es el mismo que salió al escenario en el festival de la facultad de Humanidades y le sacó una carcajada a toda la universidad ¡qué cómico es!”, dice uno  mientras saca del bolsillo 5 pesos. “Es el Artesano”, grita otro, compañero de cuarto, que acaso mantiene una amistad con él de pura idiosincrasia universitaria. Aun así nadie lo conoce del todo.
Roberto López Portal vive en Sancti Spiritus, y de alguna manera sintió que el periodismo le haría vivir algún sueño académico posible. Ni siquiera sabe si es el suyo. Optó por las pruebas de concurso y comenzó en el 2009. Desde entonces se ha convertido en un personaje como salido de una comedia de Moliere.

Ha ce manualidades, y las anuncia con una entrada triunfal: “Mmmuuuy buenas tardes damas y cabagartos, ¿desean comprar…?”. Entonces vende pulsos, collares, esculturas de acero… también se le ha visto pregonar maní, cremita de leche, mantecado, caramelos y barras de chocolate. En ocasiones también ofrece alguna que otra pieza de ropa y hasta complementos de celulares. Así se gana el pan de cada día. Así no tiene que pedir dinero alguno. Así lo llaman Artesano.


Todos saben de alguna manera quien es. Por mucho que lo intente no pasa desapercibido, ni por callado o por locuaz, ni hiperactivo o dormilón – lo han visto caer en brazos de Morfeo con la cabeza sostenida por un lápiz –. Ni siquiera por las ansias de retornar a casa lo más temprano en la semana posible, se escurre entre la mirada curiosa de los demás. 

En el aula dice poco, pero cuando habla todos callan. Saben que lo siguiente será una risa generalizada, como cuando expone seminarios y detiene la marcha con una interjección gutural característica: “ghmmm!! Espere un momento profesor que no entiendo ni mi letra”. Pero ha logrado perpetuar momentos, como aquel en que una profesora lo mandó a redactar una crónica en el menor tiempo posible, y Roberto se las ingenió para escribir: Los muñequitos mangas fueron creados por Tito Cubo… “¿Ya?”, preguntaron todos a coro.

Mas, ese muchacho ingenioso, a quien le hemos visto dar vida con mano prodiga a cuanta rotura haya en el baño de su cuarto, a quien no se le escapa una luz encendida o  gota de más en el lavamanos “¡Ahorreeeeen carajo!”, pudo sufrir por momentos la soledad aun con tanta gente alrededor. De economía modesta en un contexto donde todos apuestan por el buen vestir, de indiscutible inteligencia pero poco tiempo para el estudio, el Artesano se aleja poco a poco del mundo universitario.

El por qué no es nada simple. Imaginen ver a todos disputarse quien se lo lleva al equipo del trabajo final de tal asignatura, “¿al Robe? que va mijo no, el se conforma con un 3”. Imaginen lidiar con los intereses de una “juventud normal” como la de estos tiempos: la ropa, el celular y la discoteca. 

Pero puede que sean solo ideas mías. El artesano lleva tiempo construyéndose un mundo, tan propio y sutil como cierto. Aquella realidad aparentemente dura de subsistencia por cuenta propia, lo llevó a planearse como ninguno de nosotros un futuro de alegrías. Hoy se sabe posible periodista, con una casa propia que edificó con los kilos acumulados en el camino, ese mismo camino en el que conoció a Yanset, la cristianita de su tierra natal con quien prefiere compartir el resto de su vida. Roberto López Portal vive en estos momentos su luna de miel. Es feliz, al menos ahora. Construye una carrera, una casa, una familia...


Si la vida le pone la necesidad de vender artesanías una vez más, si por casualidad este apodo se lo queda hasta el final de sus días, bien sabrá que es el precio de la felicidad, esa que ya deja de escucharse desde la calidez de las tardes en la residencia estudiantil de la UCLV. A saber cuanto tendrán que esperar las generaciones de universitarios para conocer un pregón tan peculiar como el del Artesano: “Mmmuuy buenas tardes damas y cabagartos… ¡Pizzaaaaaa a domicilio, caliente y barataaaaa…!”

20 comentarios:

  1. Tal parece que fue ayer cuando me sorprendió con aquella risa que le cogía toda la cara. Entonces me preguntó que si también estudiaba periodismo, desde entonces y para toda la vida somos colegas, mejor, amigos.
    La gente del grupo no me dejará mentir. Recuerdan cuando entró con aquellos risos, y más tarde, en broma decíamos que el Robe estaba perdido y en su lugar venía la hermana, porque entonces le dio por tener el pelo largo. Y la historia de las galleticas en el laboratorio, y la memoria de cell para Tania, y otras tantas historias.
    Muchos tal vez pensaron que le aventajaban, si, tal vez en el estudio, en el ejercicio de la profesión; pero en realidad Roberto lleva la delantera, ya tiene una familia, un hogar, alguien que le quiere y está dispuesto a empujar el sol si es necesario cada día.
    Felicidades amigo, por el amor, por la suerte, por la vida. Al resto de mis compinches, estoy seguro que pronto vendrán otras bodas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente Frank, es inspirador, porque se que muy pocos pensaron que fuera Roberto el primero que lograra concretar un proyecto de vida... así es la vida llena de sorpresas, y así nos sorprende la gente, de verdad el Robe no es una persona cualquiera... es especial y se nos va a quedar grabado por el resto de nuestras vidas. Gracias por leer el blog

      Eliminar
  2. Una simpática historia, sin dudas, pero no se te escapa su trasfondo humano, seguramente más serio e inquietante. Buen post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mayra, me alegra mucho volver a verte por acá, me alegra saber que tengo lectores asiduos. Así es, una simpática historia pero nostálgica y humana, por sobre todo... personas como él no se pasan por alto

      Eliminar
  3. Gracias Luis, por hacerme recordar algunos momentos de la vida universitaria, y hacerlo, con la sencillez propia que distingue a ese otro Roberto. Para él mis respetos y felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me siento muy contento de haber causado ese efecto, me algra contribuir a tus memorias y que puedas pasar por tu imaginación todo tipo de recuerdos. De todas formas gracias por pasarte por aquí y leerme, Un saludo grande y bienvenido a mi blog.

      Eliminar
  4. Nuetro Roberto es todo un personaje,y tu crónica Luis me trasladó a muchos momentos innolvidables de estos 5 años que llevamos juntos.Te confieso:me dio risa en un primer momento,pero luego sentí mucha nostalgia porque pronto nos separaremos y solo nos unirán anéctotas insuperables.
    Pero el Robert,el Robert es una de nuestras grandes figuras,como tu dices jamás pasa desapercibido,y desde su sencilles te invita a ser su amigo,porque es callado,en ocaciones se aleja pero siempre esconde cartas bajo su manga.A las historias contada por Frank,falta la de las entrada del ballet y los niños de Haití,faltan sus caida en cualquier parte por quedarse dormido,faltan tantas cosas...
    Hoy Roberto es el primer chico del aula con un proyecto de vida estructurado,con boda,con hogar.Felicidades Roberto de esta colega que cargo contigo en su equipo durante estos 5 años,como dice Luis Orlando,pero bueno,aunque Luis y Javier también te tuvieron en sus seminarios.Me alegro de que tu también cargaras conmigo y me hicieras perder la paciencia.
    Robert: Felicidades y mucha suerte siempre.Gracias Luis por no dejar pasar por alto una persona como Roberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué agregar mayrelys? imposible plasmar en papeles tantas anecdotas, se necesitarian muchisimos post... ya dije que El artesano es un personaje de las grandes comedias... pero un excelente amigo, y una persona como pocas en esta juventud de hoy. Gracias mayre por pasarte por acá, un detallito más como regalo de su boda, deben ser estas palabras tuyas... y las mias, y las de Frank.

      Eliminar
  5. Roberto López "El Artesano"15 de octubre de 2013, 23:16

    Y bueno por supuesto que no puedo dejar de comentar algo que habla no solo de mí sino también de mi esposa. Y la menciono a ella, además de porque es la fortuna más grande que atesoro, porque es la que más orgullosa está junto conmigo de que tantas cosas buenas hayan sucedido gracias a Nuestra Unión.

    Todos han agradecido a Luis Orlando por una cosa o por otra, y yo lo intenté también desde un modesto abrazo para trasmitirle lo orgulloso que me hacen las cosas que dijo. Digo "intenté" porque no creo haber logrado decirle solo con ese abrazo lo impactante que fue para mí descubrir lo que estaba viviendo a través de sus palabras, descubrir que mi relidad se puede traducir en la materialización de ese proyecto de vida tan firme por el que opté y del que todos se maravillan. O sea, que descubrí también en la maravilla que emanaba de todos los que me felicitaban lo grandioso de lo que estaba y estoy viviendo.

    Por eso te debo gracias Luis, a todos los que me desearon felicidades y me expresaron de alguna manera la alegría que les provocó saber de mi matrimonio con la mujer de mi vida, e incluso también a los que simplemente lo dijeron por cortesía. Y les debo gracias porque en momentos de presión, como en una tormenta en el mar, uno se concentra en hacer todo lo posible y lo imposible para ver pasar lo peor, y pierde de vista en esos instantes los detalles extraordinarios de lo que se vive. Hoy, gracias a que las aguas toman con más prisa que antes su nivel, con el comienzo al 200% de mi vida junto a Yangzet (o como yo la llamo: Cosita), destella mucho más el hecho de materializar ese proyecto de vida que traslucen las palabras de quienes nos rodean. Con ello también quiero decir que la fortuna grandísima que descubrí y quiero compartir, es que cada una de esas personas que nos hicieron llegar a mi amadísima esposa y a mí un gesto de alegría, forman parte y enriquecen la inmensa felicidad y el amor que nos profesamos estos recién casados.

    Por eso gracias miles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Roberto "El artesano", cualquier cosa que se me pueda haber quedado acerca de ti acabas de dejarla clara. Hasta creo que lo que se me quedó fue descubrir ese amor tan profundo que tienes por tu esposa. Fe;icidades una vez más, porque se que en estos momentos eres muy feliz, espero que Dios te ayude a cuidar ese matrimonio lleno de amor, hasta el mismo final... y más allá si es posible. un abrazo grande, fue un placer para mí escribir estas líneas.

      Eliminar
  6. Quien le iba a decir años atrás a Roberto que seria el inaugurador de las bodas en el aula. Tan callado e insimismado en sus cosas, no me parecía el principiante idóneo para está nueva vida, pero fue así y de una manera muy bonita, excitante para aquellos que estuvimos en la iglesia junto a él. Emocionante por miles de causas. Por eso, simplemente se desea lo mejor y por supuesto que siempre sea para toda la vida. Felicidades a él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Luis, por eso es doble el merito de haberse casado en estos días... así acentúa esa personalidad tan sorprendente que él tiene. Saludos

      Eliminar
  7. Compadre cómo me recordaste a un socio, un bloguero MUY conocido en la actualidad (por eso no digo su noimbre jajaja) que se parece a este artesano.... cuántas cosas no le vi vender para garantizar el dinero de la Yutong.... Gracias, me recordaste (y gracias que aún recuerdo) mi época de universitario.... muy bueno, y suerte en la venta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Artesanos así, como este tal vez haya unos cuantos, solo necesitan algun que otro bloguero que los perpetuo en su página, te convido a que nos cuentes de tu amigo... sigo siempre tu blog. Saludos

      Eliminar
    2. de eso nada.... me perdonas pero es un secreto no propio... jajaja

      Eliminar
  8. Carlos Luis Sotolongo Puig16 de octubre de 2013, 21:46

    Definitivamente, esta (la boda) ha sido de los más grandes acontecimientos y/o sorpresas en la carrera porque, y vamos no se hagan, casi nadie se lo esperaba. Contra todo pronóstico Roberto nos ha dejado, entre líneas, muchas cosas para reflexionar. Enhorabuena para él y para Yanset. Dios los bendiga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos primeramente gracias por acercarte al blog, creo que este es tu primer comentario aquí. pues sí, Roberto nos ha hehco reflexionar muchas, muchísimas cosas sobre nuestras vidas, mientras le hechaban cualquier mirada de reojo, se las ingenió para planificarse una vida como la que muchos desean. Reiteradas una vez más, las más encumbradas felicitaciones.

      Eliminar
  9. me he trasladado con este blog a mi vida universitaria,lo que mis estudios fue en la carrera de derecho y parece que tambien en mis tiempos existio y existe un Roberto,te admiro mucho Luis porque eres modesto de Corazon,porque sabes valorar a tus amigos y reconocer sus virtudes,y me alegra por Roberto por su esposa y el Amor que le tiene,por su espiritu de lucha y porque me recuerda a mi padre,mi padre tambien es un artesano,y al igual que tu amigo lo admiro cada dia mas,son personas con un espiritu que solo dios sabe cuan emprendedores pueden ser y que tan lejos pueden llegar,mi padre economico se llama Jóse Miguel tuvo 3 hijas las cuales todas vivimos en alemania,es el Amor de nuestras vidas,hoy por hoy le falta una pierna por la enfermedad que dia a dia que es la Diabetes sufre,jajajajaja cuando vean en Trinidad a un hombre vendiendo como el artesano pues recuerden que es mi papa similar a tu amigo Roberto,y para el Mucha felicidad y aunque no lo conozca lo respeto por ser la Persona que es,buen escrito mi amigo luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que mas me gusta de escribir este tipo de cosas es que luego la gente recuerda anecdotas propias. Muy simpático eso que rememoras Neisa, y lindo, muy bien podrías abrirte tu propio blog jajajaja. Ah, y no me digas tantas cosas bonitas que me sonrojo jejeje. Gracias

      Eliminar