jueves, 4 de julio de 2013

Las 1001 propuestas para el verano 2013


No cabe duda: Los medios de comunicación ofrecen un mundo ajeno, paralelo, y en Cuba no son la excepción. Julio le brinda a periódicos, emisoras y canales, toda una agenda temática que, como dijera un colega, nos toca por la canalita. Así, como un aluvión de información asumida sin pretextos, a modo de eufemismos, leemos, escuchamos y vemos, las 1001 propuestas para el verano 2013.

¿Qué son exactamente estas propuestas? ¿Una lista interminable de opciones que el cubano de a pie obtiene sin mover un músculo de casa? ¿Será esta la forma de enseñarle al mundo los valores incuestionables de la recreación sana, cultural – ó culta – que nuestro país nos pone a disposición? ¿De verdad el mundo se lo cree?

Cuando accedo a la prensa nacional no puedo evitar cuestionarme la efectividad de ese cúmulo de ofertas que rara vez – lo digo por plena experiencia – satisfacen el gusto popular. Estas “propuestas para el verano” – como suelen llamarle a una especie de valor noticia emergente en las reuniones de prensa – se distinguen por nacer de los planes mensuales que algunas empresas y organismos destina, como bocanadas, al mundo mediático. Ya lo imagino en la reunión del mes, toda la organización – y claro, como siempre, el papeleo – para elaborar un encargo cuyo mentor siempre se eleva más alto de lo que cualquiera puede ver.

De esta manera emergen titulares como Cultura para todos los gustos en el Verano 2013Instalaciones de campismo en Sancti Spíritus, listas para el veranoTrinidad organiza sus propuestas para los infantes a las puertas del veranoPara lo que se presta el verano, y así todo un arsenal interminable que varía según la provincia, los recursos… las intenciones. Pudiera parecerle a los niños que vivimos en el país de los juegos de Pinocho, o algún que otro creyente que el paraíso está cerca, pero la realidad pocas veces está equiparada con el papel. 

¿En verdad las escuelas de verano brindarán el merecido sosiego a los niños que descansan de todo un período de tensión estudiantil? ¿Los proyectos culturales en las montañas y barrios periféricos tienen la calidad suficiente para satisfacer los más variados gustos? ¿Superarán expectativas la programación de conciertos, las giras nacionales, las opciones literarias, las infantiles...? ¿O será La Habana, una vez más, la ciudad privilegiada con las mayores atracciones? No por gusto es una de las primeras elecciones de los jóvenes: un viajecito a la capital, si los recursos económicos lo permiten.

No es que quiera arremeter contra ideas que a primera vista parecen justas y oportunamente sanas, sino que muchas veces quedan hundidas en la hojarasca de los medios, como si reportaran lo sucedido en alguna otra dimensión. Ojalá y concreten la mayoría de ellas, así quitamos algunas gotas del sudor del camino de muchos cubanos, sobre todo de lugares al interior de la isla, que no encuentran el espacio adecuado donde canalizar todo un lustro de trabajo arduo. 

La etapa estival y su repercusión siempre llevan al vox populi a emitir los más diversos criterios, acertados o no, sobre un período cuyo efecto sobre el bienestar físico y mental, resulta un denominador común para cada una de las personas. No por gusto la preocupación empieza desde el bolsillo porque, y por desgracia, las verdaderas ofertas son libremente convertibles. Trinidad, con la maldita bendición de haberse convertido en destino turístico de gran demanda, resulta un vivo ejemplo. Tal vez por ello escuché de boca de un colega, luego de analizar nuestros planes veraniegos, lo siguiente: “Luis, me pasaré todo agosto en casa, si total, no hay mucho que hacer”.

4 comentarios:

  1. Mi verano ideal es quedarme en casa, durmiendo, leyendo, viendo películas y tomando limonada... Lástima que no lo pueda hacer hace unos cuantos veranos. Tengo que escribir sobre esas ofertas de las que hablas... Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, limonada, nada mejor para el verano, me gusta refrescar en casa, pero con la TV aburrida, y mi familia trabajando hmmm no creo que pase mucho rato... es mejor salir, créeme. Otro abrazo

      Eliminar
  2. Luis Orlando me gustó tú artículo, tratas muy objetivamente la situación del verano en Cuba, es una etapa bastante polémica pues no se queda bien con nadie. De un lado las instituciones que tratan de brindar opciones de calidad, por otra un pueblo que no se complace con nada, sobre todo nosotros los jóvenes. Ojalá que tus palabras pudieran publicarse en un medio de prensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis, imaginate a nosotros los estudiantes, jovenes, que buscamos la diversion en el verano y no encontramos ofertas más allá de las discotecas y centros nocturnos, que por demás cuestan caros. Mi comentario es solo porque quisiera que en la realidad, todas esas ofertas puedan cumplirse como lo dice la prensa. Y ni hablar de la TV.

      Eliminar