El sueño del mono


Ayer tuve un sueño en el que nos convertíamos en seres bípedos, y con nuestra inteligencia creábamos una sociedad muy compleja en el que la familia no solo era para respoducirse, sino que parejas heterosexuales se unían por amor, que a veces hasta decidían no tener hijos. Otros adoptaban los que otros no querían tener o los que habían perdido sus padres. En esa sociedad, superpoblábamos el planeta, al punto de que escasearía la comida y el agua, y la medicina se haría tan avanzada que ya la necesidad de perpetuar la especie por medio de la reproducción no era primordial. Pero luego desperté y me di cuenta de que seguía siendo un mono, en medio de la selva, que se cuelga de los árboles. Mejor sigo oliendo el culo de una mona, ¡me la monto!, a ver cuántos monitos parirá que a su vez harán lo mismo que yo. Ay, mira, un plátano, qué rico...
P.D. En respuesta a los defensores del enfoque biologicista de la familia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crece el mercado de las mascotas en Cuba

Defender el diseño original no es denigrar al cubano

El niño perdido de Trinidad