domingo, 29 de junio de 2014

¿Tiempo muerto o tregua fecunda?


El Tiempo muerto, como enseñan en la escuela y me recuerda mi abuelo, es el periodo de no-zafra donde hay cero producción de azúcar y los guajiros buscan otras labores a fin de ganarse el pan del día (o al menos así ocurría en la República Neocolonial). En la escuela también nos instruyen sobre la importancia histórica de la Tregua fecunda, aquel falso stand by mambí en el que Martí dio vida a las gestas revolucionarias que definirían el decurso de nuestra historia a finales del siglo XIX. Entre estos conceptos he decidido definir mi ausencia del blog, pero aun no elijo cual.

La preparación de mi tesis de grado me alejó durante las últimas semanas de la pasión por escribir opiniones en mi bitácora. Indagaciones entorno a las teorías para historiar la prensa, el bosquejo por las principales características del periodismo decimonónico cubano y, finalmente, la revisión de periódicos antiquísimos (para caracterizar la comunicación pública de Trinidad y Sancti Spiritus entre 1820 y 1868), despertó en mi, por un lado, el amor infinito por la prensa vista desde la historia local.